jueves, 14 de marzo de 2013

Satsuma-Ague (Buñuelos de sardinas)


Una receta original y económica de Miguel Ángel del blog "Pebrots Verds". Como siempre un placer contar con su colaboración y buen hacer. 



"Hace unos días, asistí al curso de cocina japonesa que organizó la revista "Cuina" en la escuela Bell Art con David Lienas. La experiencia fue magnífica y muy provechosa.

El curso se dividió en dos sesiones. En la primera, David nos hizo una introducción a la preparación más conocida de la cocina japonesa: el sushi. Aprendimos a cocer el arroz correctamente y hicimos makis y Californian rolls. Además, también cocinamos un tataki de atún que estaba delicioso. No os extrañe si lo veis pronto publicado aquí porque me encantó.

La segunda sesión la dedicamos a explorar platos más desconocidos pero también deliciosos: fideos udon, pollo vakadori, pizza okonoyomaki y los buñuelos de sardinas que hoy os traigo.

En el curso descubrí cosas muy curiosas ... sabéis que el origen del sushi debemos buscarlo en China? En su origen, se envolvía el pescado en arroz para conservarlo durante meses. Sería el equivalente a las salazones de pescado que hacemos en occidente. Fue en la época de los samuráis, cuando en Japón se modificó la técnica para preparar sushi con pescado fresco y así nos ha llegado hasta hoy.

La clase con David fue muy provechosa. Ya he preparado alguna receta más y seguro que las acabo haciendo todas. Un 10 por David!"


Ingredientes (para 4 personas):


  • 1 kg de sardinas (pedir al pescadero que os las haga a filetes. De esta manera os quedarán unos 600 gr de sardinas limpias)
  • 10 cucharadas de pan rallado
  • 100 gr de zanahoria
  • 50 gr de cebolla
  • un trozo de unos 3 cm de jengibre
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de salsa de soja
  • 22 gr de azúcar
  • 3 cucharadas de mirin
  • 2-3 huevos
  • 3 cucharadas de maicena
  • aceite de girasol para freír
  • salsa de soja para acompañar


Elaboración:


  1. Ponemos en remojo los lomos de sardina para que se desangren.
  2. Trituramos los lomos con el túrmix (lo sé, queda una pasta un poco ... arrrg).
  3. Añadimos la zanahoria y el jengibre cortados en daditos muy pequeños y la cebolla y el ajo picados finos.
  4. Mezclamos el resto de ingredientes.
  5. Formamos bolas, como si fueran croquetas, y las freímos en abundante aceite de girasol unos 3 minutos hasta que queden doraditas.
  6. Servimos acompañados de salsa de soja o un poco de ensalada.


Creo que la combinación de sabores es sensacional. El punto refrescante del jengibre me encanta. Es un plato fácil de hacer y muy diferente al que acostumbramos a comer cada día. Recomendable 100%.

Hasta la próxima!

Maridamos con un blanco de lujo. Nuestro Albariño Pazo de Eiras. 



Albariño, Pazo de Eiras Clara tradición Elaborado con la exclusiva uva albariña de baja producción, proporciona un caldo con potencia, estructura y marcado carácter afrutado. Unas peculiaridades deliciosas que lo hacen único en todo el mundo.






No hay comentarios :

Publicar un comentario