jueves, 26 de septiembre de 2013

Cabrito asado al horno

Una delicatessen ideal para maridar con un tinto estructurado y con buen cuerpo. 


El  cabrito es la cría de la cabra de hasta 4 meses de edad, similar al cordero de leche.  En función de la edad y de la alimentación se distinguen en cabrito lechal, alimentado exclusivamente de leche materna y el cabrito pascual, que se alimenta también de pastos. Su carne es tierna y de color blanco nacarado, con muy poca grasa y muy jugosa.

Es muy popular su consumo en Portugal, España, Italia, Grecia, y en algunos países de África, Medio Oriente y Asia. También en América Latina es ampliamente conusmido en Perú, México, Brasil, Uruguay, Argentina, Chile y Venezuela. 

Ingredientes:

  • 2 piernas y 2 paletillas de cabrito 
  • agua 
  • un limón 
  • sal 
  • manteca de cerdo 
  • hierbas aromáticas 
  • patatas para guarnición 

Preparación:

Salamos las distintas piezas, las aromatizamos con las hierbas espolvoreadas por encima y las cubrimos con una pequeña capa de manteca de cerdo, (una cucharada repartida entre las 4 piezas) extendiéndola por su superficie. 

Preparamos por separado las piernas y las paletillas ya que estas últimas tardan menos tiempo en estar listas. Por ese motivo, comenzamos asando las piernas y cuando ya lleven 30 minutos, incorporamos las paletillas a la bandeja de horno para que estén listas todas a la vez y así podamos servir todas las piezas en su punto. 

Este proceso, lo hacemos de la manera siguiente: 

  • Precalentamos el horno durante unos 15 minutos. 
  • En una bandeja de horno colocamos las piernas de cabrito bien distribuidas, y añadimos algo más de 1 litro de agua y un limón cortado en rodajas finas. Reservamos las paletillas. 
  • Horneamos las piernas a 175º durante 30 minutos. Tras ese tiempo, colocamos en la bandeja las paletillas que teníamos reservadas y seguimos horneando a la misma temperatura durante otras 2 horas durante las cuales el agua se irá evaporando. Cuando apenas quede agua, retiramos las rodajas de limón. 
  • Subimos el horno a 220º y hacemos que las piezas se doren por ambas caras, durante unos 15 minutos 
  • Retiramos las carnes y añadimos media copa de vino y media de agua con un chorreón de vinagre para desglasar la bandeja que estará llena de los jugos que hayan soltado piernas y paletillas. 
  • Reducimos la salsa y la servimos sobre el cabrito. 
  • Preparamos unas patatas como para hacer tortilla española, friéndolas sin que se doren. Las sacamos de la sartén, las escurrimos en un colador y las partimos con la espumadera o con un tenedor en trocitos. Hacemos una cama de patatas y sobre ella ponemos las distintas piezas de nuestro cabrito.



No hay comentarios :

Publicar un comentario