martes, 12 de noviembre de 2013

Espaguetis con Rovellons (Níscalos)

Una receta de temporada fácil de preparar y riquísima de la mano de una de nuestras nuevas colaboradoras, Antonella Speranza del Bloc "La Pasta per als Catalans". Una italiana afincada en Barcelona que nos trae lo mejor de la gastronomía italiana en pequeñas obras de arte culinarias. 

Foto de Antonella Speranza


El Rovelló o níscalo es muy común en España y crece en pinares y bosques mixtos. Su seta, o cuerpo fructífero, aflora en otoño, y es muy apreciada en gastronomía. Un auténtico regalo gastronómico que nos ofrece el otoño. 

Ingredientes por persona
  • 2 o 3 Rovellons (Níscalos)
  • 3 tomates cherry pera por persona 
  • 3 cucharadas de aceite
  • ¼ de cebolla
  • una puntilla de guindilla
  • perejil

Preparación

Limpiamos los níscalos con un paño húmedo y los cortamos en tiras delgadas. Cortamos la cebolla muy pequeña y partimos los tomates por la mitad.

En una sartén ancha (donde después debermos verter la pasta) calentamos el aceite y añadimos la cebolla.
Cuando empiece a tomar color añadimos los níscalos y la guindilla y cocemos a fuego lento (añadimos poca guindilla, que no queremos que mate el sabor de los magníficos níscalos). Cuando estén hechos añadimos los tomates y algunas ramas de perejil (sólo tienen que dejar el aroma, después las sacaremos) y cocemos 5 minutos más a fuego fuerte.

Durante la cocción aplastaremos los tomates con un tenedor. Cuando los tomates se hayan marchitado un poco y los níscalos hayan cogido un poco de color apagamos el fuego y tapamos. 

Cocemos la pasta en abundante agua con sal y cuando esté al dente escurrimos y vertemos en la sartén. La misma sartén que hemos vuelto a calentar y retirado el perejil. Recordad también, que la pasta no debe escurrirse del todo, debe quedar un poco húmeda.

Salteamos los espaguetis en la sartén a fuego fuerte un par de minutos removiendo, emplatamos y servimos con una picada de perejil fresco.

Maridamos con...



Vino de Aguja rosado Abadía Mediterrania Maset del Lleó. La chispa de la vida. Degustar este vino rosado de aguja es toda una delicia. A través de las finas burbujas, adquiridas de forma natural, apreciamos suavidad, frescura y afrutados de unas variedades ricas en cualidades.

No hay comentarios :

Publicar un comentario