jueves, 11 de febrero de 2016

La maceración carbónica

La maceración carbónica (o fermentación de uva entera) es una técnica del proceso de vinificación muy extendida en la Rioja Alavesa. Su origen se remonta a los métodos de elaboración tradicionales del siglo XIX antes de la influencia de los enólogos franceses y el uso de las barricas de roble.

Antiguo lagar


En la forma tradicional de fermentación las uvas son machacadas para que se mezclen los azúcares con las levaduras. Este proceso da origen a la fermentación alcohólica y a la consecuente obtención del vino con su etanol.

En cambio, en la maceración carbónica las uvas fermentan con el mosto del interior de la uva. Los racimos no se despalillan sino que se introducen enteros en un depósito y el propio peso de las uvas aplasta los racimos de debajo. El mosto que se produce en el fondo es el que arranca la fermentación alcohólica de manera espontánea. Con este proceso  obtenemos vinos con sabores más afrutados y con menos taninos. No obstante carecen de la estabilidad suficiente para ser envejecidos durante largos períodos.

A diferencia de la maceración carbónica artificial del vino Beaujolais Nouveau en Francia, la maceración carbónica de la Rioja Alavesa es un proceso natural que se realiza en lagares. Ambos tienen en común la fermentación en un ambiente de dióxido de carbono pero mientras que en Francia se suele insuflar dióxido de carbono (CO2) que desplaza al oxígeno, en la Rioja Alavesa se utiliza unicamente el CO2 que se produce naturalmente durante la fermentación en un depósito abierto. Al final de la maceración carbónica las uvas son prensadas y el mosto resultante pasa a una segunda fermentación, junto con todos los tratamientos característicos de la vinificación tradicional.

En la maceración carbónica no se despalilla la uva


Hoy el nombre Maceración Carbónica (introducido por el químico francés Louis Pasteur) es sinónimo de vinos jóvenes, frescos y explosivamente afrutados.

Lo mejor de dos mundos

Cosecha Maset Rioja es nuestro primer vino elaborado mediante la fermentación carbónica (fermentación de racimos) y mediante la fermentación clásica. Un 50 % del vino mediante fermentación carbónica y un 50 % mediante fermentación clásica. Este singular proceso de elaboración nos permite obtener lo mejor de las dos técnicas. Por un lado obtenemos un vino joven, intenso, fresco y explosivamente afrutado gracias a la maceración carbónica, y por el otro, un vino elegante y muy estructurado gracias a la fermentación tradicional. Lo mejor de dos mundos.




Cosecha Maset Rioja

Vino joven intenso y goloso en el que destaca la fruta fresca. En boca resulta agradable y nada astringente.

2 comentarios :

  1. Por fin bodegas Masset hace un vino joven de gran calidad. Ya era hora.

    ResponderEliminar
  2. Por fin bodegas Masset hace un vino joven de gran calidad. Ya era hora.

    ResponderEliminar