miércoles, 6 de abril de 2016

¿Qué es el vino rosado y cómo se elabora?

El polifacético vino rosado


Hoy en día hay quienes todavía creen que el vino rosado es una mezcla de vino tinto con vino blanco. Nada más lejos de la realidad. Aunque antiguamente esta práctica se utilizó en algunos casos, actualmente se desaconseja en la mayoría de regiones viticultoras (a excepción de la Champaña francesa) ya que existen métodos de elaboración de mayor calidad como la maceración parcial o el Vin Gris.

El vino rosado tiene una amplia variedad de color. Podemos encontrar desde un suave rosa pomelo hasta un fuerte y potente violeta. La intensidad de color dependerá de las uvas y técnicas de producción utilizadas.



Los vinos rosados extraen su color de la misma manera que lo hace un vino tinto durante la maceración (poniendo en contacto los hollejos con el mosto de la uva tinta). La diferencia principal entre ambos es que el contacto es más corto en el vino rosado.

Variedades de uvas para elaborar vino rosado


El vino rosado no proviene de una variedad de uva o región específica. Se pueden elaborar en cualquier parte del mundo con casi cualquier variedad de uva. Eso sí, es imprescindible utilizar uva tinta.

Las variedades más comunes para elaborar vino rosado son: merlot, garnacha, syrah, cariñena, tempranillo, pinot noir, cabernet sauvignon o cinsault. Casi todas las variedades de uva tinta han sido utilizadas para hacer vino rosado pero con distinto resultado.

En nuestro caso hemos utilizado uvas de la variedad merlot de nuestros viñedos ubicados en la plana central del Penedès. Sus cepas se han adaptado perfectamente al clima mediterráneo, en zonas sin heladas de primavera. La uva merlot se caracteriza por producir vinos finos y suaves, sin dejar de ser aromáticos y carnosos.



Métodos de elaboración: 


Existen dos métodos de elaboración del vino rosado: maceración parcial o contacto con los hollejos y el de sangrado.

Maceración parcial o contacto con los hollejos


Esta técnica de producción se usa cuando el rosado es el producto primario. Consiste en aplastar uvas tintas, permitiendo que los hollejos queden en contacto con el mosto durante un corto periodo, normalmente uno o dos días. Entonces se prensan las uvas, y se descartan los hollejos en lugar de dejarlos en contacto durante toda la fermentación (como en el caso del tinto). Los hollejos contienen buena parte de los taninos y otros compuestos de sabor fuerte, y al retirarlos se obtiene un sabor más parecido al del vino blanco. Cuanto más tiempo se dejen los hollejos en contacto con el mosto más intenso será el color del vino resultante.



Sangrado


El rosado también puede obtenerse como subproducto de la fermentación del vino tinto, empleando una técnica conocida como sangrado (saignée). Cuando el productor desea dar más taninos y color a un tinto, puede retirarse parte del zumo rosa en una etapa temprana. El tinto que queda en las cubas se intensifica al reducirse el volumen total, y el mosto de la maceración se concentra. El zumo rosa que se sangre puede fermentarse separadamente para producir vino rosado.

Nuestro vino Merlot se obtiene mediante lo que se conoce como ‘maceración parcial’, es decir, un breve contacto (6 horas) entre el mosto y los hollejos (la piel y las pepitas), que son las que contienen el color.


Características del Merlot


  • Clásico y tradicional. 
  • Color cereza.
  • Más intenso. 
  • Postgusto más largo. 
  • Más matices frutales. 





En cambio, el nuevo Merlot Rosé de Maset del Lleó se elabora mediante la ‘Vin Gris’ o sin maceración, una técnica que nos proporciona vinos rosados muy claros, casi blancos. Para conseguir esa tonalidad, el grano de la uva tinta es despojado del hollejo para evitar la aportación de color y sabor de la piel. Dicho de otra forma, no se realiza maceración del mosto con los hollejos.

Características del Merlot Rosé


  • Moderno e innovador.
  • Color rosa pomelo.
  • Más suave. 
  • Más fresco.  
  • Más matices florales. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario