martes, 11 de abril de 2017

Albóndigas de cordero a la griega

Con la llegada del buen tiempo damos la bienvenida a los momentos inolvidables al aire libre en buena compañía, las sobremesas interminables, las risas, ... Por este motivo os presentamos una receta fácil y refrescante para compartir que de buen seguro se convertirá en uno de los temas de conversación de la velada.


INGREDIENTES

Para las albóndigas:
  • 400 gr de carne de cordero triturada
  • 50 gr de queso feta desmenuzado
  • 1 chalota picada
  • 1 huevo batido
  • 3 cucharadas de sémola
  • 3 cucharadas de perejil picado
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de pimienta negra molida
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • sal
Para la salsa tzatziki:
  • 2 yogures griegos naturales
  • 2 pepinos
  • 2 dientes de ajo
  • Jugo de medio limón
  • Eneldo fresco
  • Menta fresca
  • Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)
  • Sal
PREPARACIÓN

En un bol grande mezclaremos los ingredientes necesarios para hacer las albóndigas: el cordero triturado, el queso feta desmenuzado, la chalota picada, el huevo, la sémola, el perejil picado, el comino, la pimienta, la canela y sal al gusto.

Utilizando las manos trabajaremos la mezcla hasta conseguir una masa uniforme. Cubrimos y dejamos reposar en el frigorífico durante una hora como mínimo.

Pasada la hora, precalentamos el horno a 350 ºC y preparamos una bandeja de hornear.

Llega el momento de empezar con las albóndigas. Haremos bolas de unos 3 - 4 centímetros de diámetro y las colocamos en la bandeja. Horneamos unos 20 minutos hasta que las albóndigas queden doradas y crujientes por fuera mientras que siguen tiernas por dentro.
 

Mientras se cuecen las albóndigas prepararemos la salsa tzatziki que las acompañará:

Pelamos los pepinos, les quitamos las semillas de la parte central para evitar que quede la salsa muy líquida, los rallamos y los dejamos escurriendo en un colador con un poco de sal.

A los 5 minutos presionamos los pepinos para que terminen de escurrir su agua y los colocamos sobre papel de cocina para secarlos.

En un bol mediano añadimos los pepinos, los yogures, los dientes de ajo picados, el jugo de limón, el eneldo y la menta picados al gusto y un chorrito de aceite. Mezclamos bien y dejamos el bol en la nevera tapado con film transparente hasta que sea el momento de disfrutarla.

Para decorar utilizaremos algunos trocitos de queso feta, un poco de menta y flores de borraja, que gracias a su sabor a pepino ligan perfectamente con la salsa tzatziki que hemos elaborado.

¡Buen provecho!

Nota: Cuanto más tiempo dejemos la salsa en la nevera más fresca y densa estará.


MARIDAMOS CON...

El frescor de la salsa tzatziki combina muy bien con la carne de cordero por su contraste al igual que lo hace con el sabor intenso del vino monovarietal Graciano de Bodegas Maset.

NOTA DE CATA
Vino tinto de color rojo-morado muy vivo. Aroma de gran intensidad a frutos rojos y a fruta madura con recuerdos tostados de la barrica. En boca es expresivo, cálido y con cierta frescura.

No hay comentarios :

Publicar un comentario